Posts etiquetados ‘alcobendas’

Al inicio del nuevo año todos solemos preguntarnos acerca de las exigencias y metas que nos debemos marcar, se trata en el fondo, de tener claridad. En principio, todos estamos capacitados para lograrlas. La realidad es que la vida es exigente y exigente ha de ser también nuestro esfuerzo por conseguir nuestras metas.. es falso, además de un tremendo error pensar que aprender, ya sea académicamente o deportivamente sin esfuerzo sea una realidad. La realidad es que hace falta luchar, esforzarse, trabajar, dominar las técnicas necesarias y motivación para alcanzar nuevas metas.

Son tres las cosas que le diría a un equipo para ayudarlo a mantenerse unido: Cuando algo resulta mal: yo lo hice. Cuando algo resulta mas o menos bien: nosotros lo hicimos. Cuando algo resulta realmente bien: ustedes lo hicieron.                                                   Paul “Bear” Bryant

Es verdad que el esfuerzo se asume  y  se aprende, sobre todo, cuando a lo que hacemos le damos un sentido: sentido de trabajo bien realizado y esperanza en el futuro. Es por ello que es imprescindible despertar la capacidad de soñar superando la tentación de la desgana y el conformismo.

Con el paso de los años conciliar mi vida académica y deportiva se me hace cada vez más cuesta arriba, ya que se me exige más en ambos ámbitos, pero la fórmula es siempre la misma: sacrificio, organizar bien el tiempo y sobre todo, ilusión.

Con el paso de los años conciliar mi vida académica y deportiva se me hace cada vez más cuesta arriba, ya que se me exige más en ambos ámbitos, pero la fórmula es siempre la misma: sacrificio, organizar bien el tiempo y sobre todo, ilusión.

Ilusión por lo que estudias, ilusión por practicar el deporte que te gusta, sin perder las ganas de aprender algo nuevo por que siempre hay algo que aprender. No se puede caer en la desidia, en la monotonía…Pensar que todo es lo mismo y que ya has llegado a tu meta porque el camino es largo y lleno de altibajos. Sería muy fácil tirar la toalla. Sin embargo, pensamos que somos capaces y tenemos que demostrarlo y además animar con nuestro esfuerzo a todos aquellos que en algún momento han perdido la ilusión.

Para aprender, hay que tener voluntad, ganas de hacerlo y poner el esfuerzo y los medios para conseguirlo.

La voluntad es como el motor de las personas: la fuerza que nos impulsa a hacer algo. Sin voluntad, muchas personas se han quedado en simple proyectos, con voluntad se multiplica lo que hacemos. Pero hay otro facto a tener en cuenta: la constancia. En un momento dado todos somos capaces de hacer un esfuerzo heroico, pero la “heroicidad” tiene que ser diaria. Tiene que convertirse en un hábito, no desfallecer ante las dificultades y descubrir nuevos alicientes para seguir avanzando. Esto es lo verdaderamente difícil.

En los tiempos que corren – donde a los jóvenes se nos tilda de falta de educación, de responsabilidad , de respeto, de valores-, quiero romper una lanza a favor de esta gran familia que es el balonmano para poner de manifiesto que la educación que aquí recibimos es el mejor complemento para crecer como seres humanos.

Los individualismos no valen. Para conseguir cualquier logro hacer falta la labor conjunta de todos sabiendo que el sacrificio en algún momento de una persona puede beneficiar al resto y como equipo que somos, nos apoyamos los unos en los otros. No podemos desfallecer y hay que sacar todo lo que llevamos dentro porque así lo esperan nuestros compañeros, que estemos ahí, “dando todo”.

Como dicen los Monty Python en su canción:

¯¯¯Busca el lado bueno de la vida…y siempre mira el lado positivo….¯¯¯

Por Alejandro Pacual Leyva

Anuncios
LOS JUGADORES NO SOLO ENTRENAN . ESTÁN  EN UNA ACADEMIA, … APRENDIENDO.

Aprender es el la manifestación más importante de nuestra inteligencia.

Aprender de cada experiencia, de cada consigna, de cada error,… aprender a aprender.

Aprender por medio del balonmano formando personas y ciudadanos.

Aprender balonmano para mejorar como jugadores y deportistas:

  • Jugadores con iniciativa, autónomos pero disciplinados y fiel a una idea; a un estilo de juego.
  • Jugadores creativos, productores de balonmano, …pero capaces de hacerlo al servicio del juego de equipo.
APRENDER JUGANDO Y NO SOLO JUGAR SIN APRENDER
Un espacio emocional.

Un espacio emocional.

“Algunos hombres ven las cosas como son y se preguntan, ¿por qué?; yo sueño con las cosas como nunca fueron y me pregunto ¿por qué no?”
Bernard Shaw.

Las personas ajenas a nuestro club pueden encontrar extraño que a nuestro pabellón le llamemos así. Una denominación, por otra parte, ya oficial y cada vez más familiar entre los ciudadanos de Alcobendas. Evidentemente, es mucho más conocida en el ámbito del Club Balonmano Alcobendas, entidad que propuso el nombre y ha dado numerosas razones y argumentos a lo largo de muchos año para que fuese así.

El nombre tiene que ver con una actitud, aquella que durante todo este tiempo nos has hecho imaginar el futuro para instalarnos rápidamente en él y convertir lo imposible en probable, y lo probable en real.

En los sueños las ideas se entremezclan construyendo mundos imaginarios, virtuales, informales y extraños.

Para su realización hay que dotarles de un escenario, personajes y un tiempo real.

Nosotros lo hemos encontrado en el pabellón de la avenida Severo Ochoa.

Es mucho más que una instalación deportiva. Es depositario de gran parte de nuestra historia.

En él, soñamos jugando y jugamos a soñar. Mezclamos ambos sentimientos para conseguir que las cosas sean como nunca fueron, y convertir lo imposible soñado en realidad soñada. Cada pase, cada lanzamiento, cada defensa, cada gol … cada ascenso, pudo verse en este pabellón por qué primero fueron soñados por sus protagonistas. Luego, entrenado, corregido y ajustado para por fin, hacerse visibles en la “cancha” de los sueños.

Sueños individuales, dormidos, íntimos, raros.
Sueños colectivos, compartidos, despiertos, recíprocos, solidarios.
Sueños de jugador, de entrenador, de padre de socio o de amigo.
Sueños nuestros y de todos.

Cada uno de ellos forman parte de un sueño llamado Club Balonmano Alcobendas, y este, con el cúmulo de experiencias acumuladas y rumiadas a lo largo de los años, nos permite comprender nuestro presente y nos ayuda a construir nuestro futuro.

No podemos dejar de soñar y que nos pase como a los protagonistas de “La historia interminable”, que su existencia se veía amenazada porque los niños dejaban de hacerlo.
Debemos recordarlos, reinventarlos,… interpretarlos nuevamente y actualizarlos.
Adaptarlos a cada momento, a las circunstancias y a la etapa en la que estemos viviendo.

Se trata de “soñar despiertos”, posibilitando nuestro crecimiento y desarrollo, y no despertar de un “sueño” profundo dentro de unos años y pensar en lo que podría haber sido o podíamos haber hecho.

Este blog que hoy comenzamos pretende ser una humilde contribución a ese objetivo: impedir que este club deje de soñar y hacer los sueños realidad.
Solos los que sueñan con llegar muy lejos, descubren que no están tan lejos llegar.

“ No pierdas los sueños y ponlos en práctica”
Michael Jordan