Archivos de la categoría ‘Palabras de jugador’

Amistad y deporte

Publicado: 6 febrero, 2013 en Palabras de jugador
Etiquetas:, , ,

 

 

“Es algo inexplicable, nace sin ser planteado o siquiera por el deseo de que aparezca, tiene el sello de la perdurabilidad gracias a ello.

Nadie pide que se forme, solo nace ante nosotros y crece de forma repentina un sentimiento de afecto sincero capaz de hacernos sentir casi hermanos.

Es la forma en que comienzan muchas de nuestras relaciones ligadas al deporte, y cuanto mas dura sea la prueba mas se estrechan los lazos con nuestros compañeros de ruta,

siempre recordamos nuestros momentos difíciles donde con solo cruzar una mirada bastaba para sacar fuerzas del alma y seguir adelante”.

David-Blog “Rendirse jamás”

 

Equipo_José_Cañete

Esta historia comienza hace ya algunos años, cuando un nuevo jugador ingresó en mi equipo. Su nombre era Dor Versano y era extranjero, para ser más exactos provenía de Israel. Al principio tardó en entenderse con todos ya que sabía poco castellano, pero dominaba el inglés, así que entre todos le ayudamos a aprender el idioma y, a la vez, él nos ayudaba a practicar el inglés . Sin embargo, yo desde el principio congenié con él, ya que compartíamos las mismas raíces culturales y, además, una pasión inmensa por el balonmano. Por desgracia para nosotros, ya que era un buen jugador y mejor persona, no acabó la temporada en nuestro equipo porque su familia se tenía que volver a su país natal por causa del trabajo de su padre. Gracias a Internet y sobre todo, a las redes sociales pude seguir en contacto con él.

Durante la temporada pasada me enteré que el “preeuropeo” de la categoría se disputaba en España, concretamente en Guadalajara, en el que participaría, además de nuestro equipo, Rusia, Bielorusia e Israel.

Lo comenté con mi amigo, y me contó que los sabía y que tenía una oportunidad de venir, lo que supuso una razón más para motivarme y seguir entrenando duro.

Mi esfuerzo diario en el entrenamiento fue recompensado con la convocatoria para el preeuropeo de mayo, clasificatorio para el campeonato de Europa sub-18 a disputar ese verano en Montenegro.

Estaba realmente emocionado ya que iba a ver a mi gran amigo después de unos cuantos años, aunque no jugaría contra él hasta la segunda jornada. Aunque tuve el placer de verlo jugar en el primer partido del torneo no pude saludarlo hasta el partido que nos enfrentaba.

Al día siguiente nuestro autobús y el de Israel llegaron al mismo tiempo al pabellón de Santa María de Guadalajara. Por fin pudimos darnos un fuerte abrazo. Fue un encuentro breve pues ambos estábamos concentrados para un importante partido. Si ganábamos estaríamos clasificados –el día anterior habíamos ganado a Bielorusia- y ellos se lo jugaban todo con nosotros.

A la hora de escuchar los himnos, se me puso “la piel de gallina” de las ganas y la emoción que tenía y aunque empezamos algo dubitativos , logramos sacar el partido adelante y clasificarnos para el Campeonato de Europa.

Finalmente, cuando se cumplieron los sesenta minutos reglamentarios y sonó la bocina del marcador, tras felicitar a mis compañeros, me fundí en un emotivo abrazo con mi gran amigo Dor, con el que por suerte pude seguir en contacto gracias a las nuevas tecnologías y redes sociales en la que veo fotos suyos con la camiseta de España: la que me cambió hace un año cuando el día que me enfrente a él.

 

Por Sebastián Kramarz

 

 

(más…)

Anuncios

Al inicio del nuevo año todos solemos preguntarnos acerca de las exigencias y metas que nos debemos marcar, se trata en el fondo, de tener claridad. En principio, todos estamos capacitados para lograrlas. La realidad es que la vida es exigente y exigente ha de ser también nuestro esfuerzo por conseguir nuestras metas.. es falso, además de un tremendo error pensar que aprender, ya sea académicamente o deportivamente sin esfuerzo sea una realidad. La realidad es que hace falta luchar, esforzarse, trabajar, dominar las técnicas necesarias y motivación para alcanzar nuevas metas.

Son tres las cosas que le diría a un equipo para ayudarlo a mantenerse unido: Cuando algo resulta mal: yo lo hice. Cuando algo resulta mas o menos bien: nosotros lo hicimos. Cuando algo resulta realmente bien: ustedes lo hicieron.                                                   Paul “Bear” Bryant

Es verdad que el esfuerzo se asume  y  se aprende, sobre todo, cuando a lo que hacemos le damos un sentido: sentido de trabajo bien realizado y esperanza en el futuro. Es por ello que es imprescindible despertar la capacidad de soñar superando la tentación de la desgana y el conformismo.

Con el paso de los años conciliar mi vida académica y deportiva se me hace cada vez más cuesta arriba, ya que se me exige más en ambos ámbitos, pero la fórmula es siempre la misma: sacrificio, organizar bien el tiempo y sobre todo, ilusión.

Con el paso de los años conciliar mi vida académica y deportiva se me hace cada vez más cuesta arriba, ya que se me exige más en ambos ámbitos, pero la fórmula es siempre la misma: sacrificio, organizar bien el tiempo y sobre todo, ilusión.

Ilusión por lo que estudias, ilusión por practicar el deporte que te gusta, sin perder las ganas de aprender algo nuevo por que siempre hay algo que aprender. No se puede caer en la desidia, en la monotonía…Pensar que todo es lo mismo y que ya has llegado a tu meta porque el camino es largo y lleno de altibajos. Sería muy fácil tirar la toalla. Sin embargo, pensamos que somos capaces y tenemos que demostrarlo y además animar con nuestro esfuerzo a todos aquellos que en algún momento han perdido la ilusión.

Para aprender, hay que tener voluntad, ganas de hacerlo y poner el esfuerzo y los medios para conseguirlo.

La voluntad es como el motor de las personas: la fuerza que nos impulsa a hacer algo. Sin voluntad, muchas personas se han quedado en simple proyectos, con voluntad se multiplica lo que hacemos. Pero hay otro facto a tener en cuenta: la constancia. En un momento dado todos somos capaces de hacer un esfuerzo heroico, pero la “heroicidad” tiene que ser diaria. Tiene que convertirse en un hábito, no desfallecer ante las dificultades y descubrir nuevos alicientes para seguir avanzando. Esto es lo verdaderamente difícil.

En los tiempos que corren – donde a los jóvenes se nos tilda de falta de educación, de responsabilidad , de respeto, de valores-, quiero romper una lanza a favor de esta gran familia que es el balonmano para poner de manifiesto que la educación que aquí recibimos es el mejor complemento para crecer como seres humanos.

Los individualismos no valen. Para conseguir cualquier logro hacer falta la labor conjunta de todos sabiendo que el sacrificio en algún momento de una persona puede beneficiar al resto y como equipo que somos, nos apoyamos los unos en los otros. No podemos desfallecer y hay que sacar todo lo que llevamos dentro porque así lo esperan nuestros compañeros, que estemos ahí, “dando todo”.

Como dicen los Monty Python en su canción:

¯¯¯Busca el lado bueno de la vida…y siempre mira el lado positivo….¯¯¯

Por Alejandro Pacual Leyva